Así en la Tierra como en el Infierno

Disparatado film de terror que encierra pocos sustos y aún menos verosimilitud. Sólo aprovechable como terapia de choque si el espectador sufre de claustrofobia.

Así en la Tierra como en el Infierno

Los hermanos Dowdle tienen el dudoso honor de haber sido los responsables de perpetrar la adaptación norteamericana de la interesante y efectiva cinta española Rec, a la que pusieron el título de Quarantine. Con esos mimbres, el cesto Así en la Tierra como en el Infierno sólo podía consistir en un dislate donde se dan cita Dante, Nicolas Flamel, Irán, las catacumbas parisinas, un puñado de descerebrados liderados por una doctora a la cual le han regalado sus títulos universitarios y, claro está, un bajísimo presupuesto.

Scarlett, interpretada por Perdita Weeks, va en busca de la piedra filosofal de Nicolas Flamel, obsesión heredada de su padre (ninguno se enteró de que la dichosa piedra la escondió Harry Potter: más leer e ir al cine y menos excavar restos arqueológicos). Para seguir la pista que finalmente puede llevar al tesoro del famoso alquimista necesitará la ayuda de George (Ben Feldman), traductor de arameo; Benji (Edwin Hodge), el cámara que debe documentar la expedición; y la pandilla de Papillon (François Civil), guías temerarios de las catacumbas que yacen en el subsuelo de París. Pero una vez allí todos se enfrentarán a sus miedos y pecados no confesados.

Así en la Tierra como en el Infierno

La falta de talento, originalidad u oficio al principio de la película ponen de manifiesto que estamos ante un producto de serie Z. Una vez aclaradas las expectativas, los adictos del terror barato pueden disfrutar de un ambiente claustrofóbico, único elemento al que el film le saca partido. La grabación de cámara en mano (o al hombro, o en la cabeza, o donde buenamente se les ocurra) origina irremisiblemente situaciones de mareo y arcada: no vamos a negar que el género se beneficia de esta reacción física, pero sería de agradecer que la digestión de la audiencia no terminase sobre la butaca.

En el último tramo del relato el montaje de sonido ocasiona algún susto, que ya se echaba en falta durante el resto del metraje, y el ritmo se anima, tratando de reconducir la película (sin conseguirlo) hacia una trama levemente psicológica. Y justo en ese momento los poco más de 90 minutos llegan a su final.

Apta para fans del terror fácilmente impresionables.

Ficha de la película

Título: Así en la Tierra como en el Infierno

Título original: As Above, So Below

Género: Terror

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: John Erick Dowdle

Guion: Drew Dowdle, John Erick Dowdle

Fotografía: Léo Hinstin

Música: Dan Wilcox

Duración: 93 minutos

Intérpretes: Daniel Auteuil, Kristin Scott Thomas, Leïla Bekhti, Vicky Krieps, Richard Berry, Jérôme Varanfrain, Laure Killing, Anne Metzler, Laurent Claret, Jean-François Wolff

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s