Drácula, la leyenda jamás contada

Centésimo y flojo intento de hacer pasar a Drácula por un santo varón.

Drácula, la leyenda jamás contada

Luke Evans, con armadura roja, no puede hacer olvidar al Gary Oldman del siglo pasado.

La música de Ramin Djawadi, creador de la melodía que ya casi cualquiera puede reconocer de la serie Juego de Tronos, no es suficiente para insuflar algo de magia a este flojo intento de resucitar de nuevo al protagonista sobrenatural por excelencia del terror gótico decimonónico: Drácula. Tampoco la postproducción, con una ingente cantidad de imágenes creadas por ordenador para dotar de espectacularidad las múltiples escenas de acción, es capaz de levantar una historia que de «jamás contada» tiene poco. De hecho, es el mismo empeño de siempre en humanizar este personaje.

Tampoco los evidentes homenajes a Drácula, de Bram Stoker, dirigida por F.F. Coppola, sirven para otra cosa que para añorar aún más el cine de verdad. Se descubre muy pronto que el guion apenas está esbozado: el argumento ha tratado de explotar una variante del personaje histórico de Vlad el empalador, justificando su transformación a través de la lucha contra los otomanos. Desafortunadamente, una vez planteado este detonante circunstancial, el desarrollo de personajes, diálogos y situaciones es prácticamente nulo, limitándose a desplegar efectos especiales una y otra vez con la misma excusa.

Drácula, la leyenda jamás contada

Sarah Gadon. O el maniquí que la sustituía en las escenas de riesgo. Nadie nota la diferencia.

Lo único que funciona relativamente son las escenas de acción de tenebrosa espectacularidad, aunque terminan siendo reiterativas. La pretendida humanización, en cambio, se difumina. Ni el amor romántico, ni el amor filial, ni el sentido del deber. Ninguna de las emociones que supuestamente trata de comunicar la película es sólida. Con este trazado, las interpretaciones no pueden pasar de ser anecdóticas y sin profundidad. Todo parece diseñado exclusivamente para presentar una posible nueva franquicia: y es que de repente nos topamos con un final que permite la posibilidad de una saga (o, al menos, de una serie televisiva).

La leyenda, jamás contada con tanta desidia, resulta pasable para fans incondicionales de lo vampírico.

NOTA: Alguien debería contarles a los estadounidenses que una catedral gótica y un castillo medieval son cosas distintas.

Ficha de la película

Título: Drácula, la leyenda jamás contada

Título original: Dracula Untold

Género: Fantástico

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: Gary Shore

Guion: Matt Sazama, Burk Sharpless

Fotografía: John Schwartzman

Música: Ramin Djawadi

Duración: 92 minutos

Intérpretes: Luke Evans, Sarah Gadon, Dominic Cooper, Charles Dance, Art Parkinson, Zach McGowan, Thor Kristjansson, Diarmaid Murtagh, Noah Huntley

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s