Fernando Colomo: «Nunca me planteé hacer comedia»

El director desvela sus secretos cinematográficos

La entidad para gestión de derechos de propiedad intelectual DAMA, en colaboración con Bloguionistas, presentó la conferencia en la que el director por antonomasia de la comedia madrileña confesaba que llegó al género casi por error, además de adelantar su último proyecto.

Fernando Colomo

Fernando Colomo, entrevistado por Joaquín Górriz durante la conferencia.

«¿Por qué se ríen, Fernando?»

Matadero Madrid acogió la tarde del martes 10 de marzo la conferencia «El efecto Colomo o cómo escribir y dirigir comedia en un país como éste», convocada por DAMA. El veterano director Fernando Colomo, siempre con una sonrisa en los labios, comenzó bien pronto a desnudar su carrera ante los presentes: «Nunca me planteé hacer comedia». Citó que, en su juventud, sus referentes eran Godard, Truffaut, Rohmer, Antonioni. Quizá incluso Bergman. Pero nunca Billy Wilder. «Fue cuando me colocaron en comedia cuando empecé a buscar maestros del género».

El desfile de anécdotas que preñaron la conferencia se inició entonces, cómo no, rememorando la presentación de su primer largometraje. Durante la proyección de Tigres de papel (1977) en el Festival de San Sebastián, una película con vocación de drama, el público comenzó a reír a carcajadas. Carmen Maura, su protagonista, palideció y le preguntó al director: «¿Por qué se ríen, Fernando?». La respuesta de Colomo fue: «Tú calla y decimos que es una comedia».

Las reglas para hacer comedia: La vida alegre

¿Cuándo quiso realmente hacer comedia? «El caballero del dragón me arruinó. La única forma de pagar esto era hacer una película para ganar dinero». Y esa película fue La vida alegre, de 1987. Fernando Colomo sabía que este género era comercial, y necesitaba desesperadamente hacer taquilla. Y, efectivamente, la hizo.

La primera regla de la comedia, igual que en cualquier otro género, es echar mano de experiencias reales. «Coges las cosas que ves alrededor. Cualquier escritor hace eso». La vida alegre, por ejemplo, se basó en la hermana del director. «Las cosas que conoces de primera mano dan verdad. La gente conecta y la historia funciona».

La segunda regla es jugar con lo inesperado. «Cuando el espectador se espera algo, no se ríe. Cuando encuentra algo inesperado, ríe». Comentó por ejemplo el famoso gag en el que el personaje de Antonio Resines tira por la puerta del coche, para que no lo encuentre su esposa, un zapato de mujer. Piensa que es de su amante y que la infidelidad sería descubierta. El público cree entonces que el gag ha terminado cuando, en realidad, la escena continúa al detenerse el automóvil y la amiga que acompaña como pasajera al matrimonio no encuentra uno de sus zapatos.

 

La tercera regla, el trabajo en equipo. «Hay gags muy preparados y otras cosas que salen al trabajar con los actores». Para Fernando Colomo, director, productor y actor, la química con el equipo durante la producción es imprescindible. La espontaneidad juega un papel muy importante en sus relatos. «Trato de que haya buen rollo en el rodaje».

¿Una cuarta regla? Ensayar. Siempre. «Me reservo dos semanas para ensayar antes del rodaje». Y aún tuvo un quinto consejo: «Si puedes rodar por orden, hazlo». En La vida alegre el final se rodó en la segunda semana de rodaje, y, según Colomo, se nota: los actores aún no habían interiorizado los personajes y faltaba complicidad.

Su último proyecto: Isla bonita

Fernando Colomo terminó hablando del film que aún está ultimando. Tanto que todavía no está seguro del título. No sólo porque todo el mundo la llame La isla bonita (añadiendo el artículo, como la conocida canción de Madonna), sino porque no quiere que recuerde a la premiada La isla mínima. Incluso preguntó a los asistentes su opinión sobre qué nombre resultaba más atractivo: Isla bonita o Amores aislados. Aún alberga dudas, y eso que es una historia que nació en paralelo a La línea del cielo, que dirigió en 1983.

Esta vez Antonio Resines no es el protagonista. El mismo Colomo se encarga del papel principal. Parece lógico ya que, según sus propias palabras: «un 80% soy yo». El resultado es una película de ficción con un aspecto cercano al documental, en el que los flashbacks no son ni más ni menos que escenas de películas anteriores encajadas perfectamente en el argumento y donde otra vez la espontaneidad es fundamental. «En Isla bonita consigo que todos hagamos de actores aunque no lo seamos». Por este motivo no escribió un guion, sino una escaleta: «Si voy a trabajar con no-actores es mejor no escribir diálogos».

La pregunta del millón, más que la duda sobre su título o la interpretación, es la siguiente: ¿será una comedia premeditada o fortuita?

 

Anuncios

The Interview

Patochada satírica de baja estofa que muy de vez en cuando arranca alguna risa gamberra.

The Interview

The Interview

James Franco y Seth Rogen, como dúo protagonista, y Evan Goldberg y Seth Rogen (sí, él de nuevo), en la dirección, intentan repetir la fórmula de parodia canalla que ya produjeron en 2013 con Juerga hasta el fin. Si el modelo, a pesar de su escaso valor cinematográfico, aún podía emplear la irreverencia y la autocrítica como exiguas excusas para ser acogida benévolamente, The Interview a duras penas logra ser tolerada.

El boicot al que Sony Pictures se vio sometida por Corea del Norte inflamó las redes sociales y los medios de comunicación, proporcionando una propaganda desmesurada a esta comedia ramplona, cuyo guion sería relativamente aceptable para un programa televisivo semanal pero no para el estreno cinematográfico de una «major» estadounidense.

The Interview¿Cuáles son las bazas de este largometraje? Una idea argumental lo suficientemente alocada para ser tomada por parodia, un ritmo narrativo llevadero y algunos gags entre lo escatológico y lo sexual, que por muy manidos y barriobajeros que sean, pueden hacer reír a un grupo de adolescentes en una noche gamberra. Incluso los cameos de Eminem y Rob Lowe, que suenan a promesa.

¿En su contra? Que es una película mala. Bastante mala. No hace sátira quien quiere, sino quien puede. La crítica a los medios de comunicación, las agencias de inteligencia internacionales y las dictaduras se queda a nivel de parvulario. La falta de imaginación se hace patente en la repetición constante de recursos para provocar la risa, que terminan hastiando, y en un final escrito a la carrera, que emplea lo truculento para camuflar ante el espectador que no se ha sabido resolver ni la puesta en escena, ni la evolución de los personajes, ni la historia.

Para ver una noche tonta con esos amigos (que todos tenemos) que le sacan punta a cualquier cosa.

Ficha de la película

Título: The Interview

Título original: The Interview

Género: Comedia

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: Evan Goldberg, Seth Rogen

Guion: Dan Sterling

Fotografía: Brandon Trost

Música: Henry Jackman

Duración: 109 minutos

Intérpretes: James Franco, Seth Rogen, Lizzy Caplan, Randall Park, Diana Bang, Timothy Simons, Reese Alexander, James Yi, Paul Bae, Geoff Gustafson, Anders Holm, Charles Rahi Chun, Joseph Gordon-Levitt

Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia

Muy intensa y exigente. Una cáustica mirada al éxito, al fracaso, al cine, al teatro, a la fama, a nosotros. Impactante a la par que agotadora.

Michael Keaton

Michael Keaton, con ganas de decir con voz profunda «Soy Batman».

Alejandro González Iñárritu da el do de pecho como director, Michael Keaton lo da como actor y Emmanuel Lubezki como director de fotografía. La firma multitudinaria del guion también ha permitido una obra que excede la mayor parte de las expectativas que la audiencia pueda tener al acudir a una sala de cine. Una audiencia que debe despojarse de prejuicios y lugares comunes para entender la poco (o nada) etiquetable Birdman.

Múltiples lecturas, interpretaciones y subtextos se encierran en esta película que difícilmente se enmarca en un único género. Con ritmo de comedia, intención de parodia, profundidad de drama y brillante puesta en escena de acción, son tantas sus virtudes técnicas como las artísticas, entre las que destaca el trabajo actoral. Lejos de amilanarse ante una fulgurante competencia formal y un difícil registro de matices oníricos, los intérpretes regalan al espectador unos fantásticos personajes, elocuentes, a veces excesivos, quizá histriónicos, pero siempre justificados. Como muestra un botón: el magnífico duelo entre Keaton y Norton tiene tanto de auto crítica como de auto exaltación.

Keaton y Norton.

Lucha de titanes en pantalla: Keaton y Norton.

De nuevo nos encontramos ante un film difícil. Agotador tanto en su presentación audiovisual (ese falso y trepidante plano secuencia en el que se articula la narración) como en la intensidad de su contenido, no es recomendable para estados de ánimo indolentes. Exige atención y consciencia, porque no es un relato que adormezca las mentes: las sacude, las empuja, las patalea, incluso se ríe de ellas mientras se ríe de sí mismo. Como Michael Keaton huyendo de Batman. Perdón, de Birdman. En qué estaría pensando.

La senda es empinada, pero magistral. La meta, sin embargo, cierra en falso el gran recorrido trazado: la conclusión se queda relativamente por debajo del metraje que la precede. Hecho que no resta méritos a este drama existencial en el que la búsqueda de redención nunca puede ser satisfecha plenamente.

Ficha de la película

Título: Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia

Título original: Birdman or (The Unexpected Virtue of the Ignorance)Género: Drama

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: Alejandro González Iñárritu

Guion: Alejandro González Iñárritu, Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris, Armando Bo

Fotografía: Emmanuel Lubezki

Música: Antonio Sánchez

Duración: 118 minutos

Premios: Muchos van a caer de las nominaciones que, a fecha de esta publicación, tiene: 7 nominaciones en los Globos de Oro, 10 nominaciones en los Premios BAFTA, 10 nominaciones en los Satellite Awards, 6 nominaciones en los Independent Spirit Awards, 13 nominaciones en los Critics Choice Awards…

Intérpretes: Michael Keaton, Emma Stone, Edward Norton, Zach Galifianakis, Naomi Watts, Andrea Riseborough, Amy Ryan, Merritt Wever, Joel Garland, Natalie Gold, Clark Middleton, Bill Camp, Teena Byrd, Anna Hardwick, Stefano Villabona

Relatos salvajes

Gran comedia negra sobre la venganza a través de seis relatos independientes. Brutal y salvaje en muchos sentidos.

Relatos salvajes«La violencia está infravalorada». Eso solía decir uno de mis ex compañeros de trabajo mientras escribíamos biblias de programas de televisión para bienpensantes. Especulábamos sobre la propiedad, no de exhibir la violencia en pantalla, sino de justificar esos actos impulsivos e inherentes de la condición humana que, a veces, delatan una situación previa de desequilibrio e injusticia. Pero, sobre todo, que profundizan en nuestra propia naturaleza, en la ira, el odio y la venganza.

Relatos salvajes propone un viaje perfectamente planeado, bien narrado y dosificado con maestría para llegar a esa naturaleza violenta del ser humano desde el prisma del humor. Damián Szifrón ha construido, desde el guion y la realización, una colección de cuentos independientes que, al margen de poder ser disfrutados por separado, forman una sola historia sobre la revancha, explorando distintos aspectos de la rabia: los celos amorosos, la impotencia del individuo contra el deshumanizado sistema administrativo, la justicia contra los ejecutores del abuso social, etc.

Relatos salvajesCada relato impele al espectador a una irremisible identificación con su protagonista: ¿quién puede resistir la tentación de fantasear con ser el justiciero de la fiesta, de la carretera, del mundo? Además de la empatía, el guion logra un ritmo in crescendo singular: sorprendente cómo una historia supera a la anterior constantemente, con un ingenioso sistema de duraciones crecientes que permiten desarrollar personajes y situaciones. La variedad de escenarios y circunstancias aleja el film de las moralejas planas y vacuas, sirviendo de sincera reflexión sobre las diversas consecuencias de desatar irreflexivamente la violencia: de la reconciliación a la muerte, pasando por la heroicidad, el absurdo y el retorcimiento. Todo tiene cabida.

Espectaculares también los actores en su interpretación. De la normalidad de situaciones cotidianas pasan con verosimilitud a la manifestación de un salvajismo primigenio. Los largos y vaporosos vestidos de novia o los coches de lujo sirven de apoyo a su impostura inicial, para revelar finalmente brutales pulsiones animales en gestos, palabras y actos. Grande todo el reparto.

Relatos salvajes es perfecta para reír, reflexionar y planificar cómo solucionar el conflicto con el vecino de abajo. Imposible perdérsela.

Ficha de la película

Título: Relatos salvajes

Título original: Relatos salvajes

Género: Comedia

Nacionalidad: Argentina

Año de producción: 2014

Director: Damián Szifrón

Guion: Damián Szifrón

Fotografía: Javier Juliá

Música: Gustavo Santaolalla

Premios: Premio del Público (mejor film europeo) en el Festival de San Sebastián 2014.

Duración: 115 minutos

Intérpretes: Rita Cortese, Ricardo Darín, Nancy Dupláa, Darío Grandinetti, Oscar Martínez, Osmar Núñez, María Onetto, Erica Rivas, Leonardo Sbaraglia, Julieta Zylberberg

La buena mentira

Cuando el cine comercial tiene intención de denuncia social produce películas como ésta: emocionante, dramática, divertida, descafeinada y superficial. Es decir: que trata de contentar a todo el mundo. La buena mentira, en líneas generales, lo consigue.

La buena mentira

Los verdaderos protagonistas del film.

Philippe Falardeau aborda como director el drama de los niños perdidos de Sudán a través de la efectiva historia de la guionista Margaret Nagle. Conscientes de que la taquilla siente debilidad por las lágrimas pero no por el horror, la descripción de las matanzas en África no carga las tintas en la sangre, sino en las emociones de un grupo de niños a los cuales se les va arrebatando todo cuanto tienen: casa, padres, hermanos, amigos, agua, comida… Hasta que sólo les queda esperanza.

Reese Whitherspoon es el reclamo publicitario del cartel, pero no es ni de lejos su protagonista. Recibe el encargo de representar al occidental que toma conciencia de su propia vacuidad al enfrentarse a los sueños de cuatro supervivientes de la guerra. Un personaje agradecido en el cual reside cierto encanto cómico y que la actriz aprovecha sin pretender eclipsar a los verdaderos protagonistas del film.

La buena mentira

Reese Witherspoon es el reclamo publicitario.

La buena mentira nos acerca de forma conmovedora y edulcorada una de las realidades más vergonzosas y brutales de la humanidad: la sinrazón del dolor, la muerte y la miseria de pueblos inocentes arrasados por guerras absurdas que no comprenden e ignorados por un primer mundo que les vuelve la espalda. Puede que nos lo acerque de una manera poco profunda, pero lo consigue, y eso sin duda es un mérito nada desdeñable.

Todos los elementos están urdidos de forma impecable para conmovernos. La cámara de Falardeau, sin aspavientos, exhibe de forma natural y llana unas escenas donde cuenta más la empatía con el personaje que la plasticidad. El guion nos deja paladear la amargura, pero nos propone el bálsamo de la sonrisa para tragarnos esta píldora que, de lo contrario, rechazaríamos. Los intérpretes se adecúan como un guante a unos papeles amables por los cuales sentimos oleadas de simpatía y comprensión, descritos a través de escenas y anécdotas que no sólo construyen la trama, sino que también justifican su evolución psicológica y la coherencia de sus actos. Un éxito total de la narratividad.

Apta para gente de buena voluntad que huya del extremismo.

Ficha de la película

Título: La buena mentira

Título original: The good lie

Género: Drama

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: Philippe Falardeau

Guion: Margaret Nagle

Fotografía: Ronald Plante

Música: Martin Leon

Duración: 110 minutos

Intérpretes: Reese Witherspoon, Corey Stoll, Sarah Baker, Sope Aluko, Sharon Conley, Mike Pniewski, Arnold Oceng, Clifton Guterman

Ahí os quedáis

Enésima comedia sobre las difíciles relaciones familiares con un buen reparto y un humor a menudo de brocha gorda, pero, querámoslo o no, bastante efectivo.

Ahí os quedáis

Madre e hijos encerrados en una casa: preludio de la catástrofe.

Jason Bateman es posiblemente uno de los actores cómicos que mejor labor están llevando a cabo en el cine comercial estadounidense, encasillado en el rol de persona normal sobrepasada por las circunstancias (que tanta empatía genera en el espectador). Está acompañado esta vez por una coral solvente en estas lides: Tina Fey, Adam Driver, Rose Byrne, Corey Stoll y sobre todo la veteranísima (y recauchatada) Jane Fonda en un personaje en el que se autoparodia. Los nombrados (y el resto de intérpretes) cumplen con creces las expectativas, con la cantidad justa de comicidad y almibarada ternura que puede esperarse en este tipo de películas.

Ahí os quedáisA pesar de este capital humano en pantalla, Ahí os quedáis no pasará a la historia ni por originalidad ni por resultados. La historia, cien veces contada, de una reunión familiar provocada por un funeral que reaviva los sentimientos de padres, hijos, hermanos y cónyuges provoca en esta cinta algunas risas, emoción barata y gags sobre tetas. Facilona, superficial y bastante más vacua de lo que el primer acto prometía, se salva por algunos tramos realmente divertidos y un tono amable que, al menos, produce un efecto general de bienestar.

Muy apta si lo único que se pretende es un pasatiempo agradable, poco trascendente y con bastante parecido a un capítulo de comedia de situación inusualmente largo.

Ficha de la película

Título: Ahí os quedáis

Título original: This is where I leave you

Género: Comedia

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: Shawn Levy

Guion: Jonathan Tropper, adaptando su propia novela

Fotografía: Terry Stacey

Música: Michael Giacchino

Duración: 103 minutos

Intérpretes: Jason Bateman, Tina Fey, Adam Driver, Rose Byrne, Jane Fonda, Corey Stoll, Kathryn Hahn, Connie Britton, Timothy Olyphant, Dax Shepard, Ben Schwartz, Debra Monk, Abiagil Spencer

Torrente 5: Operación Eurovegas

Más de lo mismo. Tras cuatro entregas la idea va perdiendo frescura y se aferra a los cameos para mantener el interés del público. Sin embargo, los fans se rendirán incondicionalmente.

Torrente 5Santiago Segura no pretende crear obras maestras. Quiere cine que haga taquilla y sea rentable. Y para ello no debe defraudar a su público. Descubrió hace ya 16 años la fórmula de Torrente, y mientras siga gustando y dando frutos no se va a ver en la necesidad de crear una nueva franquicia.

La sátira y la comedia esperpéntica vuelven a enseñorearse del argumento, que describe una España sin Cataluña, expulsada de la Unión Europea, retornada a la peseta y cuyo único futuro es venderse en las mesas de juego de casinos manejados por corruptos y mafias. Torrente, el antihéroe, planea un robo en uno de esos casinos como revancha por su encarcelamiento: un robo digno de esa España de pandereta, morcilla y torreznos. Una chapuza, vamos.

Torrente 5

Santiago Segura, como el perfecto comunicador que es, inundó las redes sociales con imágenes de Torrente.

Humor grosero y sin concesiones, con algún buen golpe cómico, pero cercano a la caducidad. La crítica, ya sea por filia a la inteligencia y simpatía de Santiago Segura o por fobia a ser tachado de snob, no va a decir que la historia pierde gancho en seguida, rindiéndose al desfile de estrellas invitadas que pasean su palmito por escena. A mitad del metraje parece que éste sea el fin último de la película: esperar a la siguiente cara conocida. Aunque bien es cierto que alguna sorprende bastante en su vis cómica.

Todavía queda algo de gamberro, pero el guion es tan consciente de esa expectativa que se vuelve predecible tanto en sus actos como en su intención. Con todo, posiblemente siga siendo necesario este Torrente 5: Operación Eurovegas. Para seguir mentalizando al cine español de que la industria del cine tiene que ser eso, industria; pero también porque sin Santiago Segura nadie se atrevería a realizar una sátira tan brutal y sincera, a dar un sopapo con la mano abierta a tanto papanatas como anda suelto.

Hay otra razón incluso más poderosa: que tiene fans que demandan una nueva aventura de este canalla de poca monta, de este trasunto de pícaro español. Santiago Segura ha sabido aglutinar un numeroso grupo de devotos. ¡Si hasta podemos encontrar algún guiño para los cinéfilos de pro! Como la explícita parodia a Ocean’s Eleven o unos títulos de crédito que parecen asomarse a la tradición de 007 en Casino Royale y donde se puede disfrutar de una cantante de lujo: Mónica Naranjo.

Resumiendo: si ya se es fan de Torrente, no hay ninguna duda.

Ficha de la película

Título: Torrente 5: Operación Eurovegas

Título original: Torrente 5: Operación Eurovegas

Género: Comedia

Nacionalidad: Española

Año de producción: 2014

Director: Santiago Segura

Guion: Santiago Segura

Fotografía: Teo Delgado

Música: Alfonso González Aguilar

Duración: 105 minutos

Intérpretes: Santiago Segura, Julián López, Jesulín de Ubrique, Fernando Esteso, Carlos Areces, Angy Fernández, Alec Baldwin, Anna Simon, Neus Asensi, Chus Lampreave, Florentino Fernández, Pablo Motos, Fernando Esteso, Andrés Pajares, El Langui, Cañita Brava, Andreu Buenafuente, Josema Yuste, Diego Simeone, Rafa Mora, Leonardo Dantés, María José Campanario, Falete, Víctor Sandoval, Tomás Roncero, Josep Pedrerol, Xavier Deltell, Valentino Rossi