Misión: imposible. Nación secreta

Puro entretenimiento. Una de las cintas de acción más redondas de la temporada.

Misión: imposible. Nación secreta.

Efectos visuales que ponen la física en entredicho para asegurar el entretenimiento.

La virtud de respetar las tradiciones

Quinta entrega de la saga Misión: imposible. Y puede que la mejor de todas ellas. ¿Qué cómo me atrevo a decir que «la mejor»? De acuerdo, lo admito: mi memoria no es tan privilegiada como la de Sheldon Cooper en Big Bang Theory, así que no podría asegurar eso de que es la mejor. Pero sí puedo asegurar que realizar una película con tanto ritmo, acción y sentido del humor sin que se note el desgaste de ser la última criatura de una familia cinematográfica numerosa es de notable. Y hacerla de tal manera que insufle ganas al espectador (y a los productores) de una sexta parte, de sobresaliente.

Lo que más sorprende es que su éxito no se cimente en la innovación. Todo lo contrario. Se basa en recurrir a los cánones del género, pero eso sí, materializándolos con talento y mucho oficio. A saber: el guion da a luz un argumento sobre las clásicas conspiraciones políticas ocultas tras juegos de espías internacionales; los personajes, dispuestos en un tablero de ajedrez muy bien definido de blancas, negras, reyes, reinas, alfiles y peones, recompensan al espectador ya aleccionado con pequeñas y predecibles sorpresas; la realización efectista (y muy efectiva) organiza a la perfección el ritmo de acciones sin freno y efectos especiales deslumbrantes. Vamos, que tiene lo de siempre, pero muy bien hecho.

Lo mejor: la comedia y el trabajo en equipo

Mucho humor. Quizá ésa sea una de las claves de este film. Y no es que sea una comedia, pero el espectador agradece que los personajes (y los actores) no se tomen demasiado en serio a sí mismos. Los guiños a la audiencia son frecuentes: Tom Cruise tiene tomada la medida al personaje de Ethan Hunt, de tal modo que no sólo es capaz de aportar heroísmo, determinación, seriedad y temeridad al agente especial, sino también bastante guasa. Y eso que Simon Pegg se lo pone difícil. Cuando un actor secundario cómico se encuentra en estado de gracia y tiene unas buenas líneas, puede robar más de un plano al protagonista.

Tirando de este hilo llegamos a otra gran ventaja de Misión: imposible. Nación secreta: el trabajo en equipo de todo el reparto. El peso interpretativo no recae en uno o dos actores, sino que el guion dosifica equilibradamente las intervenciones de todos ellos. Son, además, unos intérpretes muy eficaces. Desde el último al primero actúan tal y como se espera de ellos: haciendo verosímiles los juegos circenses de esta conspiración entre el realismo y lo fantástico.

Resumiendo: una de las mejores apuestas si te gusta divertirte con acción al límite.

Ficha de la película

Título: Misión: imposible. Nación secreta

Título original: Mission: impossible. Rogue nation

Género: Acción

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2015

Director: Christopher McQuarrie

Guion: Christopher McQuarrie

Fotografía: Robert Elswit

Música: Joe Kraemer

Duración: 120 minutos

Intérpretes: Tom Cruise, Rebecca Ferguson, Sean Harris, Alec Baldwin, Jeremy Renner, Paula Patton, Simon Pegg, Ving Rhames, Simon McBurney

Anuncios

Cincuenta sombras de Grey

Sin calidad y sin erotismo, una de las películas más sosas y aburridas que he visto.

Cincuenta sombras de Grey

Claro que he puesto las únicas imágenes sugerentes de Cincuenta sombras de Grey. Confesad… ¿Habríais pinchado en el enlace de no ser así?

Juegos preliminares:

El tráiler. Escuchas una música pausada y cristalina, que de pronto se vuelve oscura, tóxica, tensa. Inevitablemente diriges tu mirada y un montaje efectista deja adivinar un juego de atracción entre dos actores que, sin tirar cohetes, no desagradan a la vista. Unos cuantos suspiros entrecortados y ya han conseguido sugerirte la aventura sexual. Y piensas: «Bueno, igual se lo han currado un poquito».

Los cuerpos al descubierto:

Que no, no os adelantéis. Que voy a la presentación de los personajes, no a su desnudez. El comienzo de la película es un compendio de tópicos sin ningún asomo de imaginación. Dakota Johnson aún aguanta un poco el tipo porque hacer de pazguata es relativamente sencillo cuando te visten como una vendedora de biblias, pero Jamie Dornan deja al público más frío que el iceberg que hundió el Titanic. Que los espectadores olviden la caracterización que lucía en la serie Érase una vez. Ni doblez, ni intención, ni profundidad, ni malicia ninguna.

«En fin, es sólo el principio. Será que poco a poco vas descubriendo que el soseras éste tiene un lado oscuro» te dices para animarte. Las baladas musicales se suceden una tras otra para adornar la realización del director Sam Taylor-Johnson y la fotografía de Seamus McGarvey, ambas con mucho oficio y corrección pero poco impacto. Irremediablemente te encuentras viendo un drama romántico más bien mediocre, de protagonistas planos y guion en bucle, incapaz de dar giros dramáticos. Un Crepúsculo sin vampiros.

Cincuenta sombras de Grey

“Mi primera tortura sádica” de Playskool: seis azotes en el culete y andando. Es tan mala que no da ni risa.

Y dices que vas a llegar y no llegas, y no llegas…

Ya estás metido de lleno en el acto. En el acto de aburrirte soberanamente. Y, como los amantes que exasperan a sus parejas durante coitos eternos, ni siquiera el aliciente del sexo llega. Has mirado al entrar al cine la duración: 118 minutos. Al minuto 20 dices «Vaya, poco argumento. A ver si al menos hay algo de carne». Al minuto 40 ya te estás moviendo en la butaca con incomodidad y te preguntas «¿Me habré metido en la sala de Bob Esponja y no me he enterado?». Pero compruebas que no hay dibujos animados en pantalla. Al minuto 60 estás pensando en la lista de la compra para el día siguiente. Pasado ya el minuto 70 parece que comienza la acción. «Ah, ya está aquí el… ¿Perdona? ¿De esto iba el bestseller erótico de la última década?».

El gatillazo

Cómo no, tras mucho intentarlo, todo lo que se prometía duro se vuelve blando. Eh, que me refiero a las escenas de sexo, que a Jamie Dornan no se le ve nada que quite el sueño. Al parecer el sadomasoquismo, según esta producción, consiste en pasear plumas de pavo real sobre un pezón, porque los látigos, fustas, mordazas y demás accesorios de la mazmorra de Señorita Pepis del dichoso Christian Grey están de adorno. «En fin, mejor así, no creo que tuviese estómago para una sesión a lo Nymphomaniac de Lars Von Trier».

Lo malo es que, entre bostezo y bostezo que provocan los insulsos contoneos entre sábanas y cuerdas de la que iba para monjita y el millonario soso, te da tiempo a preguntarte cómo es posible que una mujer occidental, universitaria y joven se pase 115 minutos de largometraje pensando en si acepta una relación de macho dominante y controlador. Cada uno en su dormitorio que haga lo que quiera, pero la vida que transcurre fuera de él es otra cosa. Sólo la duda ante tal propuesta machista es un escándalo. «Pues si esto es erotismo para el público femenino…».

En resumen: he visto anuncios de helados Calippo más tórridos e interesantes.

NOTA AL LECTOR: Si una película no hace pase de prensa e insiste en su publicidad para que compres la entrada antes del estreno… ¿Lo hace porque la distribuidora sabe que es un gran film o porque sabe que en cuanto los primeros en verla sepan lo mala que es no va a haber forma de hacer taquilla ni regalando las entradas en las tapas de los yogures?

Pues eso.

 

Ficha de la película

Título: Cincuenta sombras de Grey

Título original: Fifty Shades of Grey

Género: Drama romántico

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2015

Director: Sam Taylor-Johnson

Guion: Kelly Marcel, adaptando la obra de E.L. James

Fotografía: Seamus McGarvey

Música: Danny Elfman

Duración: 118 minutos

Intérpretes: Dakota Johnson, Jamie Dornan, Max Martini, Eloise Mumford, Luke Grimes, Marcia Gay Harden, Jennifer Ehle, Rita Ora, Andrew Airlie, Victor Rasuk, Callum Keith Rennie, Anthony Konechny, Dylan Neal, Emily Fonda, Jason Cermak

Cincuenta sombras de Grey

Lo siento, no podía olvidar esta escena, donde le dice finamente que le pondría el culo como un mandril…

Alma salvaje

Drama emotivo que cae en lo previsible pero logra dar esquinazo a lo pretencioso.

Alma salvaje

Alma salvaje, basado en la autobiografía de Cheryl Strayed.

Alma salvaje posee un planteamiento simple y demasiadas veces visto (el viaje de auto búsqueda huyendo de los errores del pasado) pero, gracias a que está magníficamente contado, resulta un buen drama. Jean-Marc Vallée acierta en una presentación sencilla y realista, con muy pocas notas de extravagancia, pero son sobre todo las interpretaciones de Reese Whiterspoon y Laura Dern, que han recibido muchas nominaciones (y pocos premios), las encargadas de construir este agridulce relato a base de cotidianeidad y momentos inesperadamente sinceros.

La aventura en solitario termina convirtiéndose en un camino plagado de curiosos compañeros de viaje, soliloquios sorprendentemente bien resueltos en el guion con una justificada voz en off y flashbacks cuyo ritmo de inserción in crescendo ameniza la narración. Todos estos recursos, si bien por separado ni son originales ni grandiosos, forman un conjunto impecable.

Alma salvaje

Laura Dern, escasas apariciones pero muy efectivas.

Lo grandioso se deja únicamente para el retrato paisajístico. No llega a ser deslumbrante, pero casi es mejor así: sirve de marco para las reflexiones de la protagonista sin distraer la atención del espectador. El principal problema que conlleva toda esta pretendida naturalidad, sencillez y renuncia al espectáculo es la caída en soluciones previsibles, tanto a nivel visual como argumental.

Para adictos a los dramas optimistas.

Ficha de la película

Título: Alma salvaje

Título original: Wild

Género: Drama

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: Jean-Marc Vallée

Guion: Nick Hornby, adaptando la obra de Cheryl Strayed

Fotografía: Yves Bélanger

Duración: 115 minutos

Intérpretes: Reese Witherspoon, Laura Dern, Gaby Hoffmann, Michiel Huisman, Thomas Sadoski, Kevin Rankin, Charles Baker, Charles Baker, Brian Van Holt, W. Earl Brown, Nick Eversman, Orianna Herrman

The Interview

Patochada satírica de baja estofa que muy de vez en cuando arranca alguna risa gamberra.

The Interview

The Interview

James Franco y Seth Rogen, como dúo protagonista, y Evan Goldberg y Seth Rogen (sí, él de nuevo), en la dirección, intentan repetir la fórmula de parodia canalla que ya produjeron en 2013 con Juerga hasta el fin. Si el modelo, a pesar de su escaso valor cinematográfico, aún podía emplear la irreverencia y la autocrítica como exiguas excusas para ser acogida benévolamente, The Interview a duras penas logra ser tolerada.

El boicot al que Sony Pictures se vio sometida por Corea del Norte inflamó las redes sociales y los medios de comunicación, proporcionando una propaganda desmesurada a esta comedia ramplona, cuyo guion sería relativamente aceptable para un programa televisivo semanal pero no para el estreno cinematográfico de una «major» estadounidense.

The Interview¿Cuáles son las bazas de este largometraje? Una idea argumental lo suficientemente alocada para ser tomada por parodia, un ritmo narrativo llevadero y algunos gags entre lo escatológico y lo sexual, que por muy manidos y barriobajeros que sean, pueden hacer reír a un grupo de adolescentes en una noche gamberra. Incluso los cameos de Eminem y Rob Lowe, que suenan a promesa.

¿En su contra? Que es una película mala. Bastante mala. No hace sátira quien quiere, sino quien puede. La crítica a los medios de comunicación, las agencias de inteligencia internacionales y las dictaduras se queda a nivel de parvulario. La falta de imaginación se hace patente en la repetición constante de recursos para provocar la risa, que terminan hastiando, y en un final escrito a la carrera, que emplea lo truculento para camuflar ante el espectador que no se ha sabido resolver ni la puesta en escena, ni la evolución de los personajes, ni la historia.

Para ver una noche tonta con esos amigos (que todos tenemos) que le sacan punta a cualquier cosa.

Ficha de la película

Título: The Interview

Título original: The Interview

Género: Comedia

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: Evan Goldberg, Seth Rogen

Guion: Dan Sterling

Fotografía: Brandon Trost

Música: Henry Jackman

Duración: 109 minutos

Intérpretes: James Franco, Seth Rogen, Lizzy Caplan, Randall Park, Diana Bang, Timothy Simons, Reese Alexander, James Yi, Paul Bae, Geoff Gustafson, Anders Holm, Charles Rahi Chun, Joseph Gordon-Levitt

El destino de Júpiter

Espectáculo y acción para encubrir un argumento vacuo. Entretenida sin más.

El destino de Júpiter

Uno de los carteles promocionales de la película, anterior al aplazamiento que sufrió su estreno.

Los hermanos Wachowski siguen sin pausa por su camino: el problema es que nadie sabe hacia dónde. Constructores de un cine elaborado, barroco, con una exigencia al detalle visual y a la producción de calidad, están muy ligados a los mundos fantásticos y la ciencia ficción, donde su imaginación es capaz de poblar varios universos con sus personajes. Pero poco a poco han ido perdiendo el norte de las buenas historias.

El destino de Júpiter cumple todas las características nombradas y que caracterizan a estos hermanos. Incluida la de la ausencia de algo interesante que contar. Sin embargo los dos directores han sido capaces de alumbrar una película que entretiene lo suficiente con su brillante artificio como para no sentirse estafado tras pagar la entrada de cine.

El destino de Júpiter

¿Alta costura o vestido de El Corte Chino? Ojito al cameo que hace Fievel en este plano. Por las orejas lo reconoceréis.

Los efectos digitales y la trepidante dirección ofrecen unas secuencias de acción de gran plasticidad y aparatosa coreografía. Estas secuencias son, sin embargo, desdichadamente largas, acusando el ritmo del film este desequilibrio. La dirección de arte y el vestuario muestran el gusto refinado y decadente, pero también hortera y recargado, de los Wachowski. Una mezcla en consonancia con el tono general del metraje, que es capaz de saltar del drama intergaláctico a la parodia funcionarial en un abrir y cerrar de ojos: como si José Mota hiciera un cameo en la saga de Star Wars.

Los intérpretes cumplen su función con eficacia: es fácil, dado que no se les exige un gran repertorio de emociones. Su herramienta de trabajo, el guion, no hace más que hilvanar unas cuantas situaciones entre las que sólo destacan algunos guiños divertidos entre Mila Kunis y Channing Tatum. Esto al final también se convierte en un problema, puesto que la subtrama romántica cobra más fuerza que la trama principal. De esta manera pierde importancia el (pretendido) enfrentamiento de la solidaridad humana, representada por el personaje de Mila Kunis, contra el alienante egoísmo del poder, ese antagonista encarnado en un desperdiciado Eddie Redmayne.

Concluyendo: película entretenida de efectos especiales para pasar el rato.

Ficha de la película

Título: El destino de Júpiter

Título original: Jupiter Ascending

Género: Ciencia ficción

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2015

Director: Andy Wachowski y Lana Wachowski

Guion: Andy Wachowski y Lana Wachowski

Fotografía: John Toll

Música: Michael Giacchino

Duración: 127 minutos

Intérpretes: Mila Kunis, Channing Tatum, Eddie Redmayne, Sean Bean, Doona Bae, Douglas Booth, Vanessa Kirby, Jo Osmond, Christina Cole, Spencer Wilding

Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia

Muy intensa y exigente. Una cáustica mirada al éxito, al fracaso, al cine, al teatro, a la fama, a nosotros. Impactante a la par que agotadora.

Michael Keaton

Michael Keaton, con ganas de decir con voz profunda «Soy Batman».

Alejandro González Iñárritu da el do de pecho como director, Michael Keaton lo da como actor y Emmanuel Lubezki como director de fotografía. La firma multitudinaria del guion también ha permitido una obra que excede la mayor parte de las expectativas que la audiencia pueda tener al acudir a una sala de cine. Una audiencia que debe despojarse de prejuicios y lugares comunes para entender la poco (o nada) etiquetable Birdman.

Múltiples lecturas, interpretaciones y subtextos se encierran en esta película que difícilmente se enmarca en un único género. Con ritmo de comedia, intención de parodia, profundidad de drama y brillante puesta en escena de acción, son tantas sus virtudes técnicas como las artísticas, entre las que destaca el trabajo actoral. Lejos de amilanarse ante una fulgurante competencia formal y un difícil registro de matices oníricos, los intérpretes regalan al espectador unos fantásticos personajes, elocuentes, a veces excesivos, quizá histriónicos, pero siempre justificados. Como muestra un botón: el magnífico duelo entre Keaton y Norton tiene tanto de auto crítica como de auto exaltación.

Keaton y Norton.

Lucha de titanes en pantalla: Keaton y Norton.

De nuevo nos encontramos ante un film difícil. Agotador tanto en su presentación audiovisual (ese falso y trepidante plano secuencia en el que se articula la narración) como en la intensidad de su contenido, no es recomendable para estados de ánimo indolentes. Exige atención y consciencia, porque no es un relato que adormezca las mentes: las sacude, las empuja, las patalea, incluso se ríe de ellas mientras se ríe de sí mismo. Como Michael Keaton huyendo de Batman. Perdón, de Birdman. En qué estaría pensando.

La senda es empinada, pero magistral. La meta, sin embargo, cierra en falso el gran recorrido trazado: la conclusión se queda relativamente por debajo del metraje que la precede. Hecho que no resta méritos a este drama existencial en el que la búsqueda de redención nunca puede ser satisfecha plenamente.

Ficha de la película

Título: Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia

Título original: Birdman or (The Unexpected Virtue of the Ignorance)Género: Drama

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: Alejandro González Iñárritu

Guion: Alejandro González Iñárritu, Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris, Armando Bo

Fotografía: Emmanuel Lubezki

Música: Antonio Sánchez

Duración: 118 minutos

Premios: Muchos van a caer de las nominaciones que, a fecha de esta publicación, tiene: 7 nominaciones en los Globos de Oro, 10 nominaciones en los Premios BAFTA, 10 nominaciones en los Satellite Awards, 6 nominaciones en los Independent Spirit Awards, 13 nominaciones en los Critics Choice Awards…

Intérpretes: Michael Keaton, Emma Stone, Edward Norton, Zach Galifianakis, Naomi Watts, Andrea Riseborough, Amy Ryan, Merritt Wever, Joel Garland, Natalie Gold, Clark Middleton, Bill Camp, Teena Byrd, Anna Hardwick, Stefano Villabona

Quédate conmigo

Drama realista y conmovedor que hace gala de contención y personalidad y devuelve el protagonismo a la gente de verdad, sea de la edad que sea.

James Cromwell y Geneviève Bujold.

Las personas de carne y hueso, pilares de toda historia de verdad, vuelven a ser protagonistas gracias a James Cromwell y Geneviève Bujold.

Quédate conmigo es un drama sin extravagancias, con personajes realistas dibujados sobre una estructura clásica, rodada con la suficiente inteligencia como para no perder de vista que lo importante es la historia y concediendo protagonismo a un gran James Cromwell, quien sostiene con vigor su presencia en casi cada plano de la cinta.

La discreta carrera de Michael McGowan (director y guionista) podría hacer intuir un producto más pensado para televisión que una obra cinematográfica de peso. Sin embargo, esa discreción es lo que convierte esta película en un ejercicio de realismo y emotividad sólido y efectivo. La cercanía con la que los personajes han sido planificados, tanto en acciones como en diálogos, mantienen ese difícil equilibrio entre verosimilitud e interés, sin despegarse de los problemas cotidianos con los que cualquier espectador puede identificarse.

Quédate conmigo.

La elegancia de la discreción en cada plano de Quédate conmigo.

De esta manera el guion es capaz de preservar momentos de ternura y contrariedad que, a pesar de lo previsible, son disfrutados en cada escena. Muchas líneas de diálogo sabias, pero no por ello pedantes, dan cuerpo a las interpretaciones de una sutil Geneviève Bujold y un fabuloso James Cromwell, rodeados de unos secundarios que, gracias de nuevo a la discreción, son las herramientas perfectas para dotar de efectividad al film.

Lo mejor, sin duda, es la reivindicación de la edad. De esos días llenos de vida por muchos años que se tengan encima. De esa tranquila, paciente y sin embargo empecinada sabiduría que no confunde vivir con vivir al límite, para enseñarnos la elegancia de quien asume la vejez pero no deja que la vejez venza.

Ficha de la película

Título: Quédate conmigo

Título original: Still

Género: Drama

Nacionalidad: Canadiense

Año de producción: 2012

Director: Michael McGowan

Guion: Michael McGowan

Fotografía: Brendan Steacy

Música: Hugh Marsh, Don Rooke, Michelle Willis

Duración: 102 minutos

Intérpretes: James Cromwell, Geneviève Bujold, Campbell Scott, Julie Stewart, Rick Roberts, George R. Robertson, Barbara Gordon, Jonathan Potts, Zachary Bennett