Alma salvaje

Drama emotivo que cae en lo previsible pero logra dar esquinazo a lo pretencioso.

Alma salvaje

Alma salvaje, basado en la autobiografía de Cheryl Strayed.

Alma salvaje posee un planteamiento simple y demasiadas veces visto (el viaje de auto búsqueda huyendo de los errores del pasado) pero, gracias a que está magníficamente contado, resulta un buen drama. Jean-Marc Vallée acierta en una presentación sencilla y realista, con muy pocas notas de extravagancia, pero son sobre todo las interpretaciones de Reese Whiterspoon y Laura Dern, que han recibido muchas nominaciones (y pocos premios), las encargadas de construir este agridulce relato a base de cotidianeidad y momentos inesperadamente sinceros.

La aventura en solitario termina convirtiéndose en un camino plagado de curiosos compañeros de viaje, soliloquios sorprendentemente bien resueltos en el guion con una justificada voz en off y flashbacks cuyo ritmo de inserción in crescendo ameniza la narración. Todos estos recursos, si bien por separado ni son originales ni grandiosos, forman un conjunto impecable.

Alma salvaje

Laura Dern, escasas apariciones pero muy efectivas.

Lo grandioso se deja únicamente para el retrato paisajístico. No llega a ser deslumbrante, pero casi es mejor así: sirve de marco para las reflexiones de la protagonista sin distraer la atención del espectador. El principal problema que conlleva toda esta pretendida naturalidad, sencillez y renuncia al espectáculo es la caída en soluciones previsibles, tanto a nivel visual como argumental.

Para adictos a los dramas optimistas.

Ficha de la película

Título: Alma salvaje

Título original: Wild

Género: Drama

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: Jean-Marc Vallée

Guion: Nick Hornby, adaptando la obra de Cheryl Strayed

Fotografía: Yves Bélanger

Duración: 115 minutos

Intérpretes: Reese Witherspoon, Laura Dern, Gaby Hoffmann, Michiel Huisman, Thomas Sadoski, Kevin Rankin, Charles Baker, Charles Baker, Brian Van Holt, W. Earl Brown, Nick Eversman, Orianna Herrman

Anuncios

La buena mentira

Cuando el cine comercial tiene intención de denuncia social produce películas como ésta: emocionante, dramática, divertida, descafeinada y superficial. Es decir: que trata de contentar a todo el mundo. La buena mentira, en líneas generales, lo consigue.

La buena mentira

Los verdaderos protagonistas del film.

Philippe Falardeau aborda como director el drama de los niños perdidos de Sudán a través de la efectiva historia de la guionista Margaret Nagle. Conscientes de que la taquilla siente debilidad por las lágrimas pero no por el horror, la descripción de las matanzas en África no carga las tintas en la sangre, sino en las emociones de un grupo de niños a los cuales se les va arrebatando todo cuanto tienen: casa, padres, hermanos, amigos, agua, comida… Hasta que sólo les queda esperanza.

Reese Whitherspoon es el reclamo publicitario del cartel, pero no es ni de lejos su protagonista. Recibe el encargo de representar al occidental que toma conciencia de su propia vacuidad al enfrentarse a los sueños de cuatro supervivientes de la guerra. Un personaje agradecido en el cual reside cierto encanto cómico y que la actriz aprovecha sin pretender eclipsar a los verdaderos protagonistas del film.

La buena mentira

Reese Witherspoon es el reclamo publicitario.

La buena mentira nos acerca de forma conmovedora y edulcorada una de las realidades más vergonzosas y brutales de la humanidad: la sinrazón del dolor, la muerte y la miseria de pueblos inocentes arrasados por guerras absurdas que no comprenden e ignorados por un primer mundo que les vuelve la espalda. Puede que nos lo acerque de una manera poco profunda, pero lo consigue, y eso sin duda es un mérito nada desdeñable.

Todos los elementos están urdidos de forma impecable para conmovernos. La cámara de Falardeau, sin aspavientos, exhibe de forma natural y llana unas escenas donde cuenta más la empatía con el personaje que la plasticidad. El guion nos deja paladear la amargura, pero nos propone el bálsamo de la sonrisa para tragarnos esta píldora que, de lo contrario, rechazaríamos. Los intérpretes se adecúan como un guante a unos papeles amables por los cuales sentimos oleadas de simpatía y comprensión, descritos a través de escenas y anécdotas que no sólo construyen la trama, sino que también justifican su evolución psicológica y la coherencia de sus actos. Un éxito total de la narratividad.

Apta para gente de buena voluntad que huya del extremismo.

Ficha de la película

Título: La buena mentira

Título original: The good lie

Género: Drama

Nacionalidad: Estadounidense

Año de producción: 2014

Director: Philippe Falardeau

Guion: Margaret Nagle

Fotografía: Ronald Plante

Música: Martin Leon

Duración: 110 minutos

Intérpretes: Reese Witherspoon, Corey Stoll, Sarah Baker, Sope Aluko, Sharon Conley, Mike Pniewski, Arnold Oceng, Clifton Guterman